post

Requisitos para ser técnico de esquí de fondo

Para superar las pruebas de técnico de esquí de fondo es imprescindible, primero, reunir una serie de requisitos para acceder a ellas. Saber en qué consisten ayudará al interesado para lograr sus objetivos.

Requisitos para las pruebas de acceso para fondo

Un técnico de esquí de fondo está capacitado para el entrenamiento de competición y dar clases en esta modalidad. Para conseguir este título es imprescindible cumplir con una serie de requisitos y realizar dos cursos, diferenciados en dos niveles.

Los requerimientos para tener derecho a la realización de los cursos, son los siguientes:

– Haber obtenido el título de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) o poseer uno equivalente. Si no se dan estos casos, se deberá mostrar que se superó una prueba de madurez.

– Conseguir superar una prueba específica que corresponda a la modalidad deportiva requerida.

– Contar con el material apropiado para la realización de los cursos.

En qué consisten las pruebas para acceder al curso TD1 de fondo

Para que el alumno pueda acceder al grado medio de esta titulación, en este caso al curso Técnico Deportivo de nivel 1 (TD1), deberá haber logrado estos objetivos:

– Tener una buena condición física y unos niveles de ejecución y disponibilidad adecuados, valorado todo por un tribunal.

– Completar dos circuitos de esquí de fondo propuestos por el tribunal asignado. El primero tendrá una longitud de 5 km para las mujeres y 10 km para los hombres. En el segundo circuito, el aspirante se encontrará con un terreno variado, debiendo utilizar las técnicas clásica y de patinador.

Para obtener el título de técnico de esquí de fondo es preciso sentir pasión por este deporte y mostrar una notable destreza. A partir de ahí, las opciones para entrenar a otros deportistas o impartir clases se convierten en realidad.

En nuestra web podrás encontrar toda la información sobre los diferentes cursos que impartimos.

post

¿Quieres ser técnico deportivo en snowboard?

Con la ayuda de un técnico deportivo de snowboard y de esquí se mejora la técnica de deslizamiento sobre nieve. El perfeccionamiento de técnicas deportivas se puede iniciar desde cualquier nivel. Todo progreso supondrá una mejora que para conseguir un objetivo marcado.

Si se desea acceder a pruebas de acceso técnico deportivo de snowboard o de esquí, el propósito tiene que ser trabajar al máximo para lograrlo en el menor tiempo posible.

Los candidatos para realizar este tipo de pruebas deportivas tienen que tener un buen nivel de ejecución en todas las habilidades fundamentales de su deporte. Para snowboard, se trata de virajes de radio y arco con buenos tiempos y condicionados por la longitud, el desnivel, el tipo de nieve y la clase del terreno y sus pendientes. En una segunda fase, se hará un circuito parecido teniendo en cuenta los mismos requisitos. En una última fase, se pretende valorar a los aspirantes finales, quienes deberán descender por un circuito cronometrado con características más complejas y un terreno más irregular y lleno de obstáculos.

Cómo superar las pruebas de técnico deportivo

No habrá ningún problema si se recibe la ayuda de técnicos deportivos de snowboard o de esquí. Los profesionales facilitan la consecución de los objetivos. Además, ofrecen toda la información que se necesita sobre las pruebas en sí, en qué consisten y qué opciones se tienen una vez conseguido el título.

Poseer un título de técnico deportivo en snowboard o en esquí abre nuevas oportunidades laborales, aunque el primer objetivo siempre es disfrutar del deporte. Una de las salidas más habituales es ser monitor de snow, pero se puede optar por otras alternativas. Entre ellas, convertirse en programador u organizador de actividades. Con la ayuda de buenos profesionales, se puede realizar la preparación adecuada para conseguir los resultados esperados y obtener el diploma.

post

Pruebas de acceso a técnico de esquí alpino

Disponer de la titulación en técnico deportivo en esquí alpino aporta grandes salidas profesionales en un sector con gran demanda y constante expansión. Permite ejercer en países de la Unión Europea, ya que el título es válido en todos ellos.

El fin de la prueba de acceso es verificar que el nivel de los candidatos es suficiente para comenzar esta enseñanza con garantías, por lo que estos deberán contar con un buen nivel de esquí.

Están exentos de las pruebas de acceso los deportistas de alto nivel. Existen repartidas por todo el territorio nacional numerosas pruebas de acceso, siendo válidas para cualquier centro homologado en esta modalidad.

El requisito académico para poder acceder a la formación es poseer el título de educación secundaria (ESO) o equivalente.

En cuanto a la metodología de la formación se combinarán clases teóricas en aula con formación en pista realizada con profesores especializados. Tras la superación de las pruebas de acceso, estas tendrán una vigencia de dieciocho meses contados desde su finalización.

Partes en las que se dividen las pruebas de acceso

– Descender, realizando virajes de radio y arco variables, una pista con las siguientes características: longitud entre 200 y 400 metros, desnivel entre 35 y 45 por 100, nieve preferiblemente compactada y terreno liso con cambio de pendiente. Adicionalmente se deberá descender otra pista de la misma longitud, con desnivel entre 25 y 45 por 100, nieve preferiblemente no pisada y terreno irregular.

– Descender trazado de slalom gigante en tiempo establecido por el tribunal y cuyas características serán: pista homologada según las normas de la RFEDI con desnivel entre 200 y 400 metros, nieve preferiblemente compactada dura, terreno liso con cambio de pendiente y número de puertas del 12 al 15 por 100 del desnivel de la pista.

Ambas son, en conclusión, las partes en las que se dividen las pruebas de acceso de técnico deportivo en esquí alpino.

post

Pon a punto tu material de esquí

La temporada de nieve se acerca y es preciso mantener el equipo de esquí preparado para una práctica sin ningún problema. Lo recomendable es haberlo dejado todo perfecto al acabar la temporada pasada, pero, en caso contrario, es necesario seguir los siguientes consejos.

La manera de estar preparado para esquiar

Esquiar es un deporte único, donde el usuario puede disfrutar de un conjunto de sensaciones beneficiosas para su salud e, incluso, su estado de ánimo. Pero, para que esta práctica sea completa, es preciso haber conservado a la perfección todo el material requerido.

Durante el verano y, por lo general, todo el periodo que no se realiza este deporte, todos los materiales deben guardarse protegidos de toda humedad. Aunque lo mejor es hacerlos pasar por el taller, al menos, una vez al año, para darles el mantenimiento preciso.

Para comenzar, se deben afilar correctamente los esquís. Una vez comprobado que las suelas de los mismos está libre de agujeros, hay que pasar a afilarlos. En caso de encontrar agujeros, el polietileno es lo indicado para taparlos, lijando después los sobrantes.

Muchos profesionales apuestan por moldear la estructura de la suela en función del estado de la nieve por donde van a moverse. En este sentido, un dibujo marcará la diferencia entre nieve primavera y nieve dura. Lograr una mejor sensación de deslizamiento está en las preferencias de cada uno.

Si el esquiador conoce el tipo de nieve donde va a realizar su deporte, le conviene un enceramiento específico. Ante una nieve muy fría, es preferible cera con endurecedor.

Para conservar perfectamente las botas, es necesario dejarlas secar y guardarlas con bolas antibacterianas. Hay que tener cuidado con que no se deforme la lengüeta y mantener los ganchos flojos. Con respecto a las fijaciones, se recomienda mantener el muelle en el punto mínimo.

La buena práctica del esquí debe antecederse de varias medidas de precauciones.